DESARROLLO HUMANO SOSTENIBLE

5 millones y contando: la historia del rápido cambio demográfico en Costa Rica

5 millones y contando: la historia del rápido cambio demográfico en Costa Rica

De acuerdo a las proyecciones de población (CCP-INEC), Costa Rica superará los 5 millones de personas en el 2018. El nacimiento del tico 5 millones es un hito en la historia costarricense, aunque esto no cambia en nada la dinámica poblacional. Por lo tanto, es un buen momento para explicar: ¿cómo llegamos aquí?

El proceso de transición demográfica en Costa Rica inició a mediados del siglo XX con la reducción en la mortalidad, especialmente la infantil. Las mejoras en desarrollo humano, especialmente la implementación de políticas de salud pública, permitieron el control de enfermedades infecciosas y la desnutrición, lo cual generaba gran parte de las muertes en ese momento. La tasa de mortalidad infantil se redujo de 197 por cada mil nacidos vivos a 64 entre 1910 y 1960. La reducción en la mortalidad en la primera mitad del siglo XX, no estuvo acompañada de una disminución en la tasa de fecundidad, lo cual generó una explosión poblacional. Entre 1950 y 1960, la población costarricense se incrementó un 44%, al pasar de 868.934 a 1.251.508 habitantes.

 

Gráfico 1. Población y tasa de mortalidad infantil

Fuente: Elaboración propia con datos del CCP-INEC.

 

Si este ritmo de crecimiento se hubiera mantenido, la historia de Costa Rica sería muy distinta; sin embargo, este no fue el caso. En 1960 inició la reducción en la fecundidad. Varios factores incidieron en la disminución del número promedio de hijos por mujer, entre ellos destaca la introducción de la oferta de anticonceptivos en el mercado y los programas de planificación familiar. Entre 1960 y 2017, la tasa global de fecundidad se redujo de 6,89 a 1,67 hijos por mujer. Este cambio en la fecundidad permitió desacelerar el ritmo de crecimiento de la población. 

 

Gráfico 2. Evolución de la tasa bruta de mortalidad y tasa global de fecundidad

Fuente: Elaboración propia con datos del CCP-INEC.

 

Es importante destacar que aunque la tasa global de fecundidad se encuentra por debajo del nivel de remplazo (2,1), aún no se considera, de acuerdo a la literatura especializada, en un nivel suficientemente bajo como para implementar políticas pronatalistas.

La reducción en las tasas de mortalidad y fecundidad implican un cambio en la estructura por edades de la población. En 1950, los menores de 18 años representaban un 48% de la población, mientras que los adultos mayores un 3%. En 2018, se espera que los primeros representen un 27% y los segundos un 8%. Esto significa que con el fin del proceso de transición, inicia un envejecimiento demográfico en el que la proporción de adultos mayores incrementa, mientras que se reduce la dependencia de niños y jóvenes menores de 18 años, producto en gran medida de la baja tasa de fecundidad. De acuerdo a las proyecciones, en el 2050 la población de adultos mayores representará una quinta parte de la población.

 

Gráfico 3. Evolución de la tasa bruta de mortalidad y tasa global de fecundidad

Fuente: Elaboración propia con datos del CCP-INEC.

 

El cambio demográfico en Costa Rica ocurrió muy rápido, porque aprendimos muy rápido de la experiencia internacional, especialmente en materia de salud. Francia tardó 100 años para que su población de adultos mayores pasara de representar de un 7% a un 14% (1850-1950), mientras que en Costa Rica se estima se tardarán 19 años (2016-2035).

De acuerdo a Notestein (1953), este proceso de transición demográfica es el resultado de la modernización y desarrollo de los países, lo cual significa que en diferentes áreas de desarrollo humano, Costa Rica implementó las políticas adecuadas. Sin embargo, el cambio demográfico también plantea retos para la sociedad costarricense, especialmente en materia fiscal. Estos retos del cambio demográfico serán desarrollados en una próxima edición del Blog.

 

Bibliografía

Notestein, F. W. (1953). Economic problems of population change. Oxford University Press.

Jiménez-Fontana, P. y Rosero-Bixby, L. 2017. Cambio demográfico y evolución del pacto generacional en Costa Rica. Contribución especial realizada para el Informe Estado de la Nación 2017. San José: PEN.

Producción y empleo: la paradoja de la economía costarricense

Producción y empleo: la paradoja de la economía costarricense

Desde que la economía costarricense enfrentó la crisis económica del 2008-2009, la tasa de desempleo se mantiene por encima del 7%. Después de casi una década de la última crisis económica, los altos niveles de desempleo se han convertido en un fenómeno frecuente. En cambio, el crecimiento del PIB real ha estado por encima del 3% para casi todos los años, desde la recuperación de la crisis. Aunque el desempeño de la economía es similar al promedio de largo plazo, este se encuentra muy por encima del promedio de América Latina y el Caribe. Estos resultados evidencian una paradoja: mientras la economía crece, el desempleo se mantiene en niveles muy elevados.

Dado lo publicado previamente en Encadenamientos y productividad en Costa Rica, el objetivo de esta entrada del Blog es mostrar algunos elementos adicionales que explican la desconexión entre crecimiento y empleo.

Como preámbulo, es importante recordar dos hallazgos de informes anteriores:

  1. La economía está concentrada en el sector servicios. De acuerdo a la matriz insumo-producto 2012, solo un 6% de la producción se dedica al sector agropecuario, mientras que el sector servicios representa un 40%.
  1. Solo un 22% de la producción tiene capacidad de generar encadenamientos productivos clave, los cuales se consideran importantes demandantes y oferentes de insumos.
Tipos de encadenamientos

Clave: importantes demandantes y oferentes de insumos de otros productos.

Estratégicos: proveen insumos intermedios para la producción de bienes finales.

Impulsores: demandan insumos intermedios de otros productos.

Independientes: sectores con poca capacidad de generar encadenamientos.

Dados estos resultados, en el Informe 2017 analizamos con mayor profundidad la capacidad de la economía de generar encadenamientos productivos, según sector económico. El gráfico 3 muestra la disparidad en los niveles de encadenamiento productivo, según tipo de economía. Por ejemplo, mientras que el sector agrícola no tradicional es en gran medida (98%) un importante demandante de insumos intermedios de otras industrias para la elaboración de productos finales, solo el 7% del sector agrícola tradicional tiene esta característica. Esta disparidad también se muestra en el sector servicios, mientras la producción de educación y salud no genera encadenamientos productivos, los servicios de comercio se considera clave en esta materia. Estos resultados muestran uno de los principales hallazgos del capítulo Oportunidades, Estabilidad y Solvencia del Informe Estado de la Nación 2017: es necesario desarrollar políticas públicas focalizadas para cada sector, que busquen mejorar el perfil de la mano de obra y la productividad, de acuerdo a las necesidades específicas.

 

Gráfico 3

Fuente: Meneses y Córdova, 2017, con datos del BCCR.

¿Qué ocurre con el empleo? Para este Informe también analizamos la generación de empleo directo e indirecto cuando crece una actividad específica, a través de los “multiplicadores de empleo”. En el gráfico 4 se muestran los productos según este indicador, en donde el tamaño de cada burbuja representa el valor agregado que genera el producto, mientras que el color indica si tiene multiplicadores de empleo bajos, medios o altos. Como se observa en el gráfico, solo un 4% de los productos tiene altos multiplicadores de empleo, en donde destaca el caso del café oro y café en fruta. A la derecha del gráfico 4, usted puede realizar sus propios filtros para cada producto y determinar el valor agregado que genera, el régimen al que pertenece, el sector económico y la capacidad de generar encadenamiento de empleo. 

 

Gráfico 4

Fuente: Elaboración propia con datos de Meneses y Córdova, 2017, y el BCCR.

Finalmente, con el objetivo de mostrar algunos elementos que explican la paradoja entre empleo y producción, el gráfico 5 muestra la distribución de la economía nacional según encadenamientos productivos y multiplicadores de empleo. El primer resultado que llama la atención es que ningún producto con altos multiplicadores de empleo se considera clave en materia de encadenamiento productivo. La mayor parte del valor agregado tiene pocos encadenamientos productivos y bajos multiplicadores de empleo. Estos resultados muestran que la dificultad que tiene el país de lograr reducir el desempleo y lograr mayores encadenamientos productivos obedece a un problema estructural. Por lo anterior, una política de desarrollo productivo debe considerar estas diferencias estructurales, según los requerimientos de cada sector.

 

Gráfico 5

Fuente: Elaboración propia con datos de Meneses y Córdova, 2017, y el BCCR.

 

Encadenamientos y productividad en Costa Rica

Encadenamientos y productividad en Costa Rica

A partir de los principales resultados del Vigesimosegundo Informe Estado de la Nación se construyen una serie de visualizaciones sobre los encadenamientos y la productividad en Costa Rica. Este trabajo utiliza como principal fuente de información la Matriz Insumo Producto (2012) del Banco Central.

Estas visualizaciones permiten analizar a profundidad la capacidad que tienen cada uno de los productos costarricenses de encadenarse con el resto de la economía. El usuario puede explorar los encadenamientos no solo por tipo de producto, sino también si fue producido desde el régimen especial o fuera del mismo.

conare2016 pen2016

eMail: programa@estadonacion.or.cr
CONARE, Edificio Dr. Franklin Chang Díaz, 300 metros al norte del Parque de La Amistad, Pavas, San José, Costa Rica, Apdo. 1174-1200
Tel. (506) 2519-5845 / 25195860 - Fax: (506) 2290-5879 / 2296-5626

 

 

Volver